Higiene de vida para profesores y profesoras en línea: entorno y flujos de trabajo en clases virtuales

En mi práctica de clases virtuales he observado y reflexionado sobre la importancia de algunas acciones para evitar que esta modalidad de enseñanza, nueva para muchos habituados a ejercer solo en la formación presencial, no se transforme en una amenaza para el buen vivir y nuestra salud. Estos consejos también pueden servir para quienes estén encargados de programas y gestión del trabajo docente, ya que la distribución de las cargas horarias y proveer las condiciones materiales para una buena ergonomía en el lugar del teletrabajo es responsabilidad del empleador.

Un entorno de trabajo ergonómico

En las clases online observo que mi cuerpo sufre algunas molestias, principalmente en la vista, en hombros, cuello y espalda. Sin duda esto es un signo: debo implementar adecuaciones en cuánto al tiempo de exposición a la pantalla y también al tiempo que paso sentado en una silla. Es importante no meterse en el modo mártir, es decir asumir que soy un docente que todo lo aguanta sin quejarse. Sin duda tomar acciones a tiempo nos permite evitar consecuencias permanentes en nuestra salud. Exigir al empleador que nos aporte los elementos necesarios sería lo ideal (Monitor del tamaño adecuado, ratón y silla ergonómica, etc.), aunque sabemos que la tacañería en educación es grande. Algunos consejos que considero relevantes y me han ayudado a hacer el teletrabajo docente un poco más agradable:

-Alternar la posición de pie y sentado frente al ordenador. Esto requiere posicionar la cámara del ordenador en un escritorio amplio. Yo utilizo algunas cajas vacías, como las de fruta plásticas o de cartón para modificar la altura del monitor o del portátil según se necesita.

-Disminuir los tiempos de exposición a la pantalla generando, si es posible, actividades autónomas en los estudiantes por periodos cortos de tiempo. Exigir programar las clases con al menos un breve tiempo de recuperación. Si esto no es posible, terminar la clase algunos minutos antes para permitir relajar la vista y estirar el cuerpo antes de comenzar la siguiente.

Sobre este aspecto, podemos buscar información sobre ergonomía en el lugar de trabajo. La clave es preparar nuestro lugar de trabajo en cuánto a luminosidad, posiciones y equipos adecuados para evitar lesiones. Recomiendo la lectura de este texto: Recomendaciones ergonómicas y psicosociales, publicado por la Universidad Complutense de Madrid.

Implementar nuevos/clásicos flujos de trabajo durante las clases

Habrás notado en tus clases en línea que los comportamientos tanto de nosotros como docentes y de las y los estudiantes son diferentes. ¿Podemos hacer algo para co-construir experiencias de aprendizaje? Creo que sí. Para mi es importante que en cada sesión se movilicen los afectos de los y las estudiantes en las actividades propuestas. Es decir, debemos proponer actividades que emocionen. Comparto algunas ideas que me han ayudado:

-La primera clase en línea es muy importante para construir un vínculo afectivo contigo como docente y con la asignatura. Es importante pensar en construir un vínculo afectivo pero digitalizado con los estudiantes.

-Desechar el rol de transmitirlo y decirlo todo por el micrófono.

-Incentivar el uso del micrófono y el chat en forma recurrente durante la sesión de aprendizaje.

-Crear siempre material visual para compartir en sus pantallas y dejar este material visual siempre disponible para las/los estudiantes.

-Proponer actividades colaborativas dentro y fuera de la clase. En contexto de confinamiento, esto permite a los estudiantes dar una excusa para conectarse entre ellos usando las herramientas de videoconferencia disponibles y les permite compartir sus habilidades. Si ellos no conocen su uso, sería interesante dedicar una sesión al uso de tecnologías para colaborar.

-No crearlo todo. Conectar con el conocimiento y los objetos digitales ya creados. Hoy en día podemos encontrar una casi infinita fuente de recursos: videos, artículos de prensa, contenidos de blogs. Esto nos permite desmonopolizar el discurso del aula online y al mismo tiempo nos permite ejercer una función docente clave hoy por hoy: generar conexiones en el ecosistema de aprendizaje, que es mucho más grande que los límites de la escuela, liceo o nuestro entorno personal de aprendizaje institucional.

Regular la atención de los/las estudiantes y apoderados/das fuera del horario de clases

También es necesario que creemos normas para organizar la atención de los estudiantes y apoderados. Por ejemplo, poner un día y hora de la semana para la atención virtual fuera del aula es muy útil. También hacer obligatorio solicitar una cita previa con al menos 24 horas de anticipación ayuda a regular estas interacciones. Es importante dejar claro que los docentes no estamos disponible las 24 horas de la semana y que tenemos un horario de trabajo aunque estemos en modo virtual.

¿Qué te parecen estos consejos? Me encantaría leerte a través de los comentarios para compartir tus reflexiones y consejos que te han funcionado en el aula.

Si deseas recibir formación más profunda sobre el tema, puedes participar en el curso breve: Curso ser docente en línea y educación a distancia: cómo co-construir entornos personales de enseñanza-aprendizaje para tus estudiantes

Miguel Stuardo Concha es profesor e investigador actualmente vinculado a la Universidad de Barcelona. Doctor en Educación por La Universidad Autónoma de Madrid (UAM). Máster en Calidad y Mejora de La Educación (UAM). Profesor de Castellano y Comunicación y Licenciado en Educación (UFRO). Investiga sobre mejora escolar, asesoramiento educativo, educación y justicia social e investigación libre y abierta. Actualmente participa en el proyecto europeo MiCreate: Migrant Children and Communities in a Transforming Europe. Mantente al tanto de sus proyectos de investigación visitando su perfil en Research Gate Actualmente está vinculado a la Universidad de Barcelona, al grupo de investigación consolidado Esbrina y es consultor adjunto de Fundación Red ATE. ¿Te gustan las publicaciones de Miguel? Tal vez te interesa financiar su trabajo independiente con una microdonación y hacerlo sostenible. Donar via Mercadopago aquí -O- Donar via Paypal acá. https://orcid.org/0000-0003-2617-0035

Miguel Stuardo-Concha: Miguel Stuardo Concha es profesor e investigador actualmente vinculado a la Universidad de Barcelona. Doctor en Educación por La Universidad Autónoma de Madrid (UAM). Máster en Calidad y Mejora de La Educación (UAM). Profesor de Castellano y Comunicación y Licenciado en Educación (UFRO). Investiga sobre mejora escolar, asesoramiento educativo, educación y justicia social e investigación libre y abierta. Actualmente participa en el proyecto europeo MiCreate: Migrant Children and Communities in a Transforming Europe. Mantente al tanto de sus proyectos de investigación visitando su perfil en Research Gate Actualmente está vinculado a la Universidad de Barcelona, al grupo de investigación consolidado Esbrina y es consultor adjunto de Fundación Red ATE. ¿Te gustan las publicaciones de Miguel? Tal vez te interesa financiar su trabajo independiente con una microdonación y hacerlo sostenible. Donar via Mercadopago aquí -O- Donar via Paypal acá. https://orcid.org/0000-0003-2617-0035