Noticias

El árbol de la vida. Un homenaje a las madres y alumnxs del 1º medio kütxal del liceo Trapaqueante, en Tirúa.

Recuerdo que hacía frío, había viento y que la luz generaba una atmósfera ligera, transparente y a ratos azul, como la de Punta Arenas, donde hace 9 años, viví e hice clases.

Días antes, mi hijo Emilio, de 17 años, me había acompañado en bus, desde Temuco a Tirúa. Tuvimos la sensación de estar en un lugar lejano, lejano a Chile y lejano a Temuco y que podría ser parte de un lugar de cualquier otro país.

El primer día de clases fue extraño. Si bien, había hecho clases anteriormente, siempre fue relacionado con lo audiovisual y por primera vez era profesora jefe de un curso y docente de artes visuales.

Hacer clases en Tirúa era entonces algo solamente temporal, un reemplazo de dos semanas, ya que el profesor titular estaba en Santiago y con licencia. Esto sumado a las dos profesoras que habían estado y que a las pocas semanas habían preferido irse.

Quizás la lejanía, la falta de ruido de las ciudades a las que estaban habituadas, la desmotivación, la falta de sueño en alumnxs que viajan horas para llegar a una sala fría hicieron que desistieran de seguir ahí.

“ La falta de esperanza lleva consigo los sentimientos” dijo un amigo hace años. Quizás la falta de oportunidades, la hostilidad política y la violencia a la que están expuestxs desde pequeñxs, hacen que lxs alumnos deserten de seguir yendo a clases.

De alguna forma, algo de eso comenzó a alejarse cuando decidimos a nivel grupal, con los alumnos de 1º medio kütxal ( fuego en mapuzungún), pintar la sala. Algo tan sencillo significó una nueva forma de percibir el espacio físico donde ellxs pasaban la mitad del día. Luego de eso, pintamos un mural al que llamamos “ El árbol de la vida” y colocamos nuevas cortinas.

Lxs chicxs entonces comenzaron a subir las notas, a mejorar el comportamiento y la relación con lxs apoderadxs se hizo más presente. Luego de eso empezamos a preparar con los otros 5 cursos la exposición final del ramo. Una cartografía territorial. Un mapa ampliado de la comuna en donde ellxs escogían un lugar que les generara identificación para luego representarlo en un soporte de libre elección: fotografía, dibujo, pintura y video. Como ya estábamos terminando septiembre y el clima era amigable, realizamos la mayor parte de los registros audiovisuales en paseos a la playa donde generalmente terminábamos en algún local comprando helados y caminando de vuelta al liceo.

¿ Profesora, usted va a seguir con nosotros el otro año? ¿ O también nos va a dejar? Me preguntó una alumna.

Luego de eso vino la celebración sorpresa en nuestra sala recién pintada. La celebración del día del profesor. La sala verde agua, con guirnaldas en el techo, las mesas ordenadas, globos en las paredes, y una torta que decía “ felicidades profesora Ximena”. Esa celebración tuvo lugar un día viernes a las 08:15, en la hora de consejo de curso.

Hace unas semanas, en el mes de diciembre , en esa misma sala y a una hora similar tuvimos nuestra última reunión de curso. En ese momento les comuniqué que probablemente no estaría con ellxs el año siguiente, debido a que no poseo la pedagogía y el ministerio de educación así lo exige. Quédese con nosotros profe, no se vaya dijo una alumna, con su carita sonriente.

Ese día, las apoderadas, los alumnxs, el director del establecimiento, el inspector general y yo, tuvimos una reunión en esa misma sala durante un poco más de dos horas. Las madres de lxs alumnxs se organizaron, hicieron una carta y la llevaron al departamento de educación exigiendo ser escuchadas y que se les responda. Consideran que no es justo que alguien que tenga el grado de licenciatura y no el título de pedagogía y tuvo el permiso docente para hacer clases, no pueda continuar siendo que hubo buenos resultados.

Tanto ellas como lxs alumnxs estaban cansadxs de esperar y obedecer desde el silencio.

Comentarios

Comunicadora Audiovisual, mención Cine ( Uniacc 2005) , con estudios en Interculturalidad, Migración y Racismos ( U. de Chile 2017). Posee experiencia en docencia orientada a alumnos de enseñanza básica, media y universitaria. Ha gestionado diferentes iniciativas culturales en instituciones públicas ( Museo Regional Araucanía, Centro Cultural Padre Las Casas) . El 2009 obtiene financiamiento del Fondo de Fomento Audiovisual del CNCA para escritura de guión de largometraje. El 2014 es parte del catálogo de programación artística de Red Cultura ( CNCA). El 2016 es facilitadora del programa Cecrea ( CNCA) en dos escuelas de la región de la Araucanía. El 2017 realiza labores de dirección de arte en documentales nacionales. El 2018 participa como representante de la región de la Araucanía en la Jornada audiovisual macrozonal sur y extremo sur en Valdivia (CNCA), forma parte del Jurado Fondart CNCA convocatoria 2019 en la región de la Araucanía mientras desempeña labores como docente de artes visuales en el liceo Trapaqueante, comuna de Tirúa, región del Bio Bio.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.