El árbol de la vida. Un homenaje a las madres y alumnxs del 1º medio kütxal del liceo Trapaqueante, en Tirúa.

Recuerdo que hacía frío, había viento y que la luz generaba una atmósfera ligera, transparente y a ratos azul, como la de Punta Arenas, donde hace 9 años, viví e hice clases. Días antes, mi hijo Emilio, de 17 años, me había acompañado en bus, desde Temuco a Tirúa. Tuvimos la sensación de estar en un lugar lejano, lejano a Chile y lejano a Temuco y que podría ser parte de un lugar de cualquier otro país. El primer día de clases fue extraño. Si bien, había hecho clases anteriormente, siempre fue relacionado con lo audiovisual y por primera vez […]