Actividad global

Ver comentarios (0)

  • ¿Y los profesores? Los profesores hemos perdido la convicción de que la lectura, la buena literatura pueden entusiasmar a las nuevas generaciones. Hemos convertido la lectura, que es un goce, un placer, un "vicio impune"-como decía Borges-, en una obligación, en una rutina tediosa y mecánica. Hemos desoído el consejo de Gabriela Mistral: "No coloquéis sobre la lengua viva de los niños, la palabra muerta". Olvidamos que no hay un solo ser humano que no quiera que se le cuente un cuento. Dejamos de ser los narradores que debíamos ser para convertirnos en pasadores de materia.
    El sistema nos obligó a ser esclavos de indicadores externos. Este mismo indicador de la lectura (la prueba Simce) corre el riesgo de profundizar el problema en vez de solucionarlo y es probable que los "especialistas" quieran ahora aplicar con más intensidad sus recetas, recetas que son coadyuvantes del mismo fracaso. ¿Y adónde nos llevan esas recetas? A que los niños, en vez de leer a Homero, los hermanos Grimm o los cuentos populares chilenos -e identificarse con sus héroes y míticas hazañas-, lean artículos periodísticos breves para responder pruebas de alternativa. Esos niños que serán jóvenes, frente a las pobres alternativas que se les ofrecen en el colegio y la casa, solo anhelarán que llegue el fin de semana para "borrarse" en carretes cada vez más proporcionalmente alienantes al sinsentido ambiente.
    Son los hijos del hastío y ya no saben leer.
    El Mercurio 9/6/16

  • Gracias por compartir esta reflexión. También la hemos difundido en nuestra cuenta de Facebook para darle más relevancia. Un saludo.

  • Interesante entrevista, sobre todo lo relacionado con la heteronormatividad, el currículum oculto, entre otros. Me inquieta más la segregación por sexos en las escuelas, ya que establecen de este modo un control sobre lo que se determina para cada sexo; me refiero a los roles y la función que tendrán los estudiantes como seres integrados a la sociedad.

  • Sí un tema interesante. Todavía tenemos pendiente publicar la segunda parte y tercera parte. Lo haremos pronto. Un saludo Lorena.

  • Gracias Nacho por compartirlo. Lo difundiremos también en las redes sociales. Un saludo.

  • Hola Henry. He visto que intentabas publicar la entrada, pero estaba como borrador. Le he puesto una imagen del Facebook de vuestra escuela y la he publicado. Una experiencia muy interesante. La difundiremos en redes sociales. Un abrazo.

  • Perfecto. La verdad siempre había pensado en algo así pero el miedo a la indisciplina y la falta de experiencia ia previa me alejaba de la idea.geacias. muy útil.
    Tanya Navarrete

  • Tanya, nos alegramos mucho que este texto sea de utilidad para ti. Por mi parte, apliqué el aula en colegio municipalizado. No es imposible! Es una excelente metodología. Ánimo y saludos.

  • Lamentablemente el material presente en los textos de estudio de inglés no se corresponde con los Planes y Programas de estudio. Se puede utilizar, es cierto, pero a la hora de planificar y crear instrumentos de evaluación hay que respetar los Planes y Programas. Y este es el gran problema que todo profesor de inglés debe enfrentar. Puede compararse a sacarle el motor bencinero a un auto, adaptarle una caja de cambios y ponerle un motor petrolero, totalmente diferente. Esto quiere decir que quien usa el libro debe argumentar de tal manera que logre convencer a las autoridades que se está cumpliendo con los Planes y Programas con sus respectivos Objetivos de Aprendizaje e Indicadores de Evaluación, cuando en la realidad no es así.

    • Gracias por comentar Fernando. Tu opinión contribuye al debate. Un saludo.