Visibilización de situaciones injustas

Ser profesora y madre en Chile: “En estos momentos me sales muy cara” #InjusticiaEnMiEscuela

Las prácticas machistas y androcéntricas están presentes en muchos ámbitos, incluidas las organizaciones educativas. El desplazamiento o desinterés por los problemas que afectan a las mujeres es bastante común. En este contexto las profesionales docentes que son madres en Chile viven la hostilidad de las leyes, las organizaciones y las personas. La sociedad chilena no reconoce ni apoya a la mujer que trabaja y es madre. Las leyes laborales, las malas prácticas machistas de sostenedores y directivos, les niegan el derecho a desarrollarse profesionalmente y al mismo tiempo ejercer la maternidad. “En estos momentos me sales muy cara” son algunas de las palabras que han oído las docentes de parte de directivos, sostenedores o encargados de la contratación de personal.

Profesoras y madres relatan sus experiencias

Algunas profesionales han relatado las experiencias hostiles que deben vivir por ser profesionales y madres. Hemos seleccionado algunos fragmentos y los transcribimos en esta publicación. Estos mini relatos han sido compartidos en forma espontánea en un grupo de profesionales de la educación en Facebook. Los compartimos con el objetivo de llamar a la reflexión, al cambio cultural y legislativo orientado al respeto y reconocimiento de la mujer y su opción por la maternidad en las organizaciones educativas. Estos casos corresponden a profesionales que ejercen en el nivel de enseñanza básica y enseñanza media.

Docente 1: En enero fui a 2 entrevistas y mi hijo tenía 9 meses, en la primera me ofrecieron el mínimo nacional y que me hacían un favor por aceptarme en “esas condiciones” y en la segunda después de muchos filtros me entrevistó el director de la escuela y honestamente me dijo : si llega otra persona a esta instancia, tengo que ver mis intereses por qué en estos momentos me sales muy cara. Decidí no trabajar este año y solo trabajé en proyectos por boletas y clases particulares.

Docente 2: Yo tengo una entrevista de trabajo el lunes y la verdad no se qué decir si me preguntan si tengo hijos o no. Mi bebé tiene 11 meses y si digo que soy madre lo más probable es que no me contraten… ahh que difícil…

Docente 3: Una mierda. No he quedado por ser mamá. En todas las entrevistas que he ido casi saco aplausos, y al final cuando digo que soy mamá por X razón, y porque no me gusta negarlo YA QUE SE SABRÁ SI O SI DESPUÉS, ponen una cara, o te llamaremos… maldito sistema y realmente que denigrante, si ellos mismos son padres o son hijos. Todo por el fuero materno o cosas por el estilo, una queda fuera.

Docente 4: Hay que respetar tantos los derechos del hijo como los de la madre. El derecho a la lactancia y a la sala cuna son irrenunciables, y mientras algunas mujeres insistan en que las pasen a llevar y vulneren sus derechos, ni siquiera solo sus derechos sino que también los de sus hijos, seguirán siendo una mierda con las embarazadas y las madres muchos lugares de trabajo.

Docente 5: Yo pasé lo mismo que tú el año pasado. No negué y tampoco hablé de más. En solo una entrevista, no me preguntaron y se me olvidó. Me contrataron y a mediados de marzo les dije lo de la hora de lactancia y jardín. Ufff no les gustó para nada y me tramitaron. No me pagaron sala cuna de marzo, pero después sí y a veces, teniendo que recordarles. Así que por lo menos me pagaron hasta noviembre y desfasado. Me sirvió para pagar diciembre. Pero no creo que me contraten para el próximo año. Es una realidad triste, seguimos siendo discriminadas por ser mamás. Tuve que dejar muchas denuncias el año pasa para que lograr que me indemnizaran. Querían que renunciara!

Docente 6: Yo creo que lo más importante es que tú estés organizada con tú bebe y tengas una sala cuna que cubra tus necesidades y luego buscas trabajos… en mi experiencia no fue ningún problema, luego de ingresar recibí bono por sala cuna y hora de fuero maternal, es un Liceo municipal. Fue ventajoso para mi, suerte en tú búsqueda.

Docente 7: Yo volví a trabajar cuando mi hijo tenía 1 año 4 meses; mi hijo fue tema, nunca lo negué y fue tema en las entrevistas aunque yo accediera a renunciar a mi hora de lactancia.
Finalmente llegué a entrevista a un colegio municipal, salió el tema de los hijos y a la directora no le complicó, todo lo contrario; me habló de mis derechos y de qué son irrenunciables… Cuento corto me dieron mi hora de lactancia y sala cuna.
Tengo claro que no es lo común sino más bien excepcional, fue una bendición llegar a este colegio.

Docente 8: Yo entré a trabajar cuando mi bebé tenía 4 meses a un colegio, siempre dije que tenía un hijo y no tuve problemas, siempre fui responsable en mi trabajo, luego postule a otro colegio con mi hijo ya de un año y algo,  pensando que no me iban a contratar por ser mamá y tener un hijo pequeño, pero no fue así, gracias a Dios tengo una suegra maravillosa que me cuida a mi hijo, y nunca falté al trabajo.

Opinión y análisis de un problema

Estos relatos hablan por sí solos. Lamentablemente en la cultura de gestión de los centros educativos chilenos, que opera con una lógica de empresa y eficacia muy reduccionista, la contratación de profesionales mujeres es vista como un problema y suele justificarse con argumentos económicos.

Desde el punto de vista perverso y reduccionista del empleador, se suele argumentar que es más costoso contratar una mujer porque la ley la protege a través del fuero maternal y le obliga a mantener su contrato, salario y a contratar un reemplazo. Para quienes piensan así, la solución suele ser no contratarlas, dejarlas como última opción, ofrecer salarios más bajos que los hombres, o si existe la posibilidad, contratar profesionales hombres en su lugar.

Desde mi punto de vista, esta mala práctica transgrede el principio de la igualdad de género en el ámbito laboral, y envía un mensaje desesperanzador con respecto al rol de los centros educativos en la sociedad y su contribución a una sociedad más justa. Por otra parte, las consecuencias de tales prácticas perjudican a las mujeres las cuales deben emplear más tiempo e invertir más recursos en la búsqueda de trabajo, aumenta la cesantía de este colectivo, y genera una situación de desigualdad salarial y contractual frente al colectivo de profesionales hombres.

Es necesario abogar por medidas legales efectivas que avancen hacia una co-responsabilidad, conciliación igualitaria y hacia una redistribución del costo de la maternidad entre hombres y mujeres. De esta forma, la lógica perversa de discriminación a profesionales mujeres que practican algunos sostenedores dejará de tener sentido. ¿Será posible avanzar hacia esto en una cultura patriarcal y machista que es patente en la lógica de administración y en la legislación laboral de los centros educativos?

La calidad de la educación no es solo ser más eficaces en el aula o mejorar resultados SIMCE o PSU, como impone la legislación diseñada por políticos y académicos que en general, no trabajan en los centros directamente. Necesitamos, entre otras muchas cosas para mejorar, centros educativos que funcionen en forma justa con las docentes que son madres.

Comparte tus experiencias y reflexiones en los comentarios.

Miguel Stuardo Concha es profesor e investigador independiente. Doctor en Educación por La Universidad Autónoma de Madrid (UAM). Máster en Calidad y Mejora de La Educación (UAM). Profesor de Castellano y Comunicación y Licenciado en Educación (UFRO). Investiga sobre mejora escolar, asesoramiento educativo, educación y justicia social e investigación libre y abierta. Mantente al tanto de sus proyectos de investigación visitando su perfil en Research Gate ¿Te gustan las publicaciones de Miguel? Tal vez te interesa financiar su trabajo independiente con una microdonación y hacerlo sostenible. Donar via Mercadopago aquí -O- Donar via Paypal acá. https://orcid.org/0000-0003-2617-0035

2 comentarios en “Ser profesora y madre en Chile: “En estos momentos me sales muy cara” #InjusticiaEnMiEscuela

  1. Nuestro sistema, lo administrativo es depender de un patrón de fundo llamado sostenedor y del cual si es gratuidad o municipal; nunca se entrega el derecho pleno del trabajador x tanto hay q buscar otro modo de
    Administrar los derechos de todo trabajador en la educación miserable de chile

    1. Totalmente de acuerdo José. Tenemos que transformar estas malas experiencias en conocimiento y luego en acción de cambio. Gracias por comentar

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.