Opinión, análisis e Investigación

Ganó la NO participación: apuntes, datos y reflexiones sobre la baja calidad de la democracia en Chile y el papel de escuelas y liceos

Si comparamos los datos electorales de la segunda vuelta de las elecciones presidenciales considerando todo el censo electoral es evidente que ha ganado con holgura la NO participación. ¿Es un síntoma de la baja calidad de la democracia y la política en Chile? ¿Es hora de repensar la democracia y mejorar los espacios de participación vinculantes? Nos limitaremos a exponer algunos datos y abrir espacios de reflexión mediante preguntas. Te invitamos a proponer tus propios análisis y a participar en la reflexión colectiva, compartir artículos y opiniones en Facebook y Twitter. Usa el hashtag #BajaCalidadDeLaDemocracia

Descripción de algunos datos: ganó la no participación

Los datos que describimos proceden de la web oficial del Servicio Electoral de Chile. Corresponden al 43.048 mesas escrutadas de un total de 43.051, es decir se considera el 99,99% de mesas electorales. En la Tabla 1 se describen las preocupantes cifras que se visualizan en el Gráfico 1 y en porcentajes, en el Gráfico 2. Se observa, que la categoría de No participación está compuesta por la mayor parte del censo electoral el 51%.

Tabla 1. Datos de participación y resultados de votación. Fuente: datos de servelelecciones.cl

Mira los datos de no participación por región y comuna en la página del SERVEL.
https://www.servel.cl/estadisticas-de-votantes-por-region-y-comuna-elecciones-2017/

Los datos son impactantes. En algunas comunnas la no participación llegó al 82,63% según datos del Servel. ¿Por qué esta cifra es tan alta? Es urgente promover investigaciones y soluciones para mejorar la calidad de la democracia, pero no debe reducirse el tema a la participación mediante el sufragio, los canales de participación deben adaptarse a los intereses y formas de los ciudadanos y no a los intereses de una élite política que se siente cómoda en el centralismo y haciendo campaña solo cada 4 años.

Fuente: Servel.cl

¿Qué están haciendo las escuelas y liceos para mejorar la calidad de la democracia en Chile?

Es probable que estos paupérrimos datos de no participación estén relacionados con un sistema escolar autoritario y antidemocrático diseñado para mantener a l@s estudiantes sentados, pasivos, oyendo contenidos y devolviendo sus aprendizajes simples en pruebas estandarizadas (SIMCE y PSU). En las escuelas y liceos chilenos otros gestionan por el estudiante. El estudiante decide, en el mejor de los casos, minucias. Crecen enmarcados en una cultura escolar en donde ni siquiera los docentes son considerados. Los estudiantes pasan al menos los primeros 12 años de su vida en esta cultura de la delegación y la dependencia política del otro. ¿Mágicamente al cumplir 18 años participarán políticamente en su sociedad?

Desde mi punto de vista, la pobreza democráticas en las escuelas Chilenas, que acostumbran a los jóvenes ciudadanos a que decidan por ellos en los asuntos que les afectan, deja huella en los datos de baja calidad de la democracia. ¿Dónde estamos aprendiendo a participar en democracia? ¿Dónde estamos aprendiendo a deliberar y participar en una toma de decisiones colectiva? ¿En las clases de talleres SIMCE? ¿Viendo matinales en la televisión? ¿En las telenovelas? ¿En las familias en donde la regla número 1 es obedecer al papá y la mamá? No se trata de reducir la democracia a enseñar a votar, claro, como algunas campañas mediáticas han hecho en el último tiempo. La democracia es una forma de vida. La calidad de la democracia pasa también por la densificación del tejido asociativo y el aumento de la consciencia política personal y colectiva. Entre otros múltiples caminos de mejora que sería largo enumerar.

No tenemos los datos de nivel socioeconómico en estos momentos como para comprobar la hipótesis de que se participa menos en las comunas de escasos recursos y calidad de vida. Pero es plausible y habría que indagar. Tal vez exista algunos grupos interesados en cultivar la ignorancia tolerando escuelas públicas o privadas de baja calidad. La formación política es para todos, incluso para aquellos que se piensa que no les interesa. No hacerlo es contribuir a su marginación de la participación para luego justificarlo con la frase de que “no participan porque no les interesa”.

Indicios para repensar la calidad de la democracia y sus carencias en participación vinculante

¿Cómo interpretar estos datos? Desde nuestro punto de vista son un indicio de un profundo problema de calidad de nuestra democracia. Y también de otras democracias, pues la no participación es un problema bastante extendido.  Es grave que la mayoría no esté participando mediante el voto en elecciones. Sería interesante indagar más en este grupo mayoritario que no desea participar. ¿Quiénes son los que no participan? ¿Por qué no lo hacen? ¿Será que prefieren participar de otra forma que les de mayor influencia? ¿O no les interesan los pobres mecanismos de participación de la República de Chile? ¿O es un problema de la carencia de formación política en el sistema educativo formal en Chile? ¿Esta carencia de formación política está vinculada a un colectivo o varios grupos sociales específicos?

Desde mi punto de vista es sin duda un fracaso responsabilidad de la clase política en primer lugar, pues son ellos los encargados de mejorar la calidad de la democracia, pero sus intereses han estado más en la defensa de sus privilegios y sus cargos. Y también es responsabilidad de quienes participamos en el sistema educativo formal en segundo, pues hemos dejado que la educación política sea marginada del curriculum. Davir Berliner escribió una frase que hoy parece universal y pertinente para Chile en su publicación Educational reform in a era of disinformation  “[…] deberíamos ser el número uno en el mundo en porcentaje de jóvenes de 18 años que están política y socialmente implicados. Mucho más importante que nuestras puntuaciones en matemáticas y nuestras puntuaciones en ciencia es la implicación de la generación siguiente en el mantenimiento de nuestra democracia y en ayudar a los que en ella la necesitan”. Ante estos trágicos datos creo que es una prioridad nacional repensar la calidad de la democracia y los mecanismos de participación más allá del voto.

¿No estás de acuerdo? Participa en el diálogo en los comentarios a esta entrada, en Facebook y Twitter. Usa el hashtag #BajaCalidadDeLaDemocracia

Miguel Stuardo Concha es profesor e investigador independiente. Doctor en Educación por La Universidad Autónoma de Madrid (UAM). Máster en Calidad y Mejora de La Educación (UAM). Profesor de Castellano y Comunicación y Licenciado en Educación (UFRO). Investiga sobre mejora escolar, asesoramiento educativo, educación y justicia social e investigación libre y abierta. Mantente al tanto de sus proyectos de investigación visitando su perfil en Research Gate ¿Te gustan las publicaciones de Miguel? Tal vez te interesa financiar su trabajo independiente con una microdonación y hacerlo sostenible. Donar via Mercadopago aquí -O- Donar via Paypal acá. https://orcid.org/0000-0003-2617-0035

Un comentario en “Ganó la NO participación: apuntes, datos y reflexiones sobre la baja calidad de la democracia en Chile y el papel de escuelas y liceos

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.